Tópicos del manga: la vida en el instituto

A través del manga muchos de nosotros nos hemos interesado por la cultura japonesa, y muchas veces de forma acertada, porque el cómic japonés (o los dibujos animados que lo adaptan) suele mostrar aspectos reales de la vida cotidiana del país. Uno de los ejemplos más claros es el de la vida en los centros educativos, normalmente en los institutos de secundaria o en bachillerato, ambiente habitual en las comedias románticas. Vamos a ver algunos de los elementos que encontramos en la mayoría de obras que se desarrollan en institutos.

¿Os habéis fijado en que no hay ningún instituto en el que los alumnos puedan ir con la ropa que les dé la gana? Todos van con uniforme, que va desde el típico de marinerita para las chicas y el oscuro de botones gordos para los chicos hasta los más discretos de los últimos cursos, en los que los chicos suelen llevar una sencilla camisa blanca y pantalón negro y las chicas un uniforme, pero menos chillón.

Otro tópico es el del estudiante que llega a medio curso y pasa por la vergonzosa situación de presentarse ante toda la clase, de pie encima de la tarima. ¿Y las aulas? No son como aquí, que para un mismo curso se distinguen con letras, sino que tienen números (1-1, 1-2, 1-3…).

En Japón es habitual que haya un delegado de clase (que normalmente se presenta voluntario) y que una pareja formada por un chico y una chica se encargue durante una semana de la limpieza y el orden en clase. Esto sería impensable en nuestros centros educativos, como el hecho de que la lista de asistencia la controle un alumno.

Los deportes en el instituto tienen una importancia enorme en Japón. Allí todo el mundo está apuntado a algún deporte (menos los “frikis”, que están en clubes de otro tipo), y si el instituto tiene un buen equipo participa en campeonatos nacionales estudiantiles (o lo intenta) contra otros clubes de instituto. Generalmente esto sucede con el béisbol y la ansiada fase final en el mítico Kôshien, pero también lo podemos ver con el tenis o incluso el fútbol.

Eso sí, por desgracia sigue habiendo bastante discriminación por razón de sexo, y es que las chicas normalmente se dedican al voleibol o a la gimnasia rítmica, pero si quieren entrar en los clubes de los deportes “importantes”, como el béisbol, lo hacen en calidad de mánagers, que a pesar del glamur del nombre implica que llevar las estadísticas, preparar el material y recogerlo al acabar los entrenamientos y lavar la ropa de los jugadores. Y si quieren jugar al béisbol… no les queda más remedio que su versión suavizada, el softball.

También están, en el terreno deportivo, las competiciones entre institutos que tienen lugar normalmente en otoño y que incluyen actividades como las carreras de atletismo por equipos, las de “tres patas”, o las de sacos de patatas.

¿Y qué hay de los almuerzos con obento (versión cool de nuestro tupper), las declaraciones de amor extremadamente tímidas, las conversaciones en la azotea (de libre acceso para los estudiantes), los viajes de fin de curso a balnearios o a Hokkaidô o las multitudinarias ceremonias de ingreso?

¿Y qué os pasaba a vosotros cuando os castigaba algún profesor? Ahora parece ser que ya no se puede ni expulsar de clase a los niños cuando se portaban mal, pero antes sí. En Japón sí se puede, pero el castigo suele ser quedarse de pie en el pasillo aguantando cubos de agua. Esto parece un poco duro y más bien estereotípico del manga y el anime, pero se basa en la realidad, aunque es mejor que lo de sostener libros con los brazos en cruz o llevar orejas de asno como ocurría aquí antiguamente.

Todos estos son elementos, o tópicos, que hemos visto en el manga y el anime infinidad de veces, pero son ciertos. Y si no, ¿por qué todos los institutos tienen el mismo aspecto? Como vimos en el ending de Karekano, en realidad son así.

 

 

Esto también te interesará:

Most Commented Posts

Déjanos tu comentario »