Tópicos del manga: el capítulo de la playa

Ahora que el verano está a la vuelta de la esquina y en algunos sitios está empezando a hacer mucho calor, no está de más tocar este tema, un tópico del manga que al fin y al cabo es el reflejo de una de las actividades cotidianas en verano, pero que no puede faltar en ninguna obra que se precie: el día (o días) que los protagonistas van a la playa.

Ya dijimos la semana pasada, al hablar de los baños públicos, que es muy habitual ver a los personajes (especialmente los femeninos) desnudos, y que los balnearios y sitios similares son el lugar donde se dan los festines más exagerados de este tipo de situaciones, pero los capítulos de playa (o piscina), aunque a un nivel bastante menor dada la presencia de bañadores o bikinis, también sirven para mostrar carne.

En muchos anime (más que en los manga, pues suelen ser capítulos de relleno) llega un momento en el que los personajes deciden ir a la playa, una actividad humana que tiene una larga tradición y que no se da en todos los países del mundo, por motivos religiosos muchas veces, pero sí en Japón.

Y normalmente se trata de capítulos con un alto contenido humorístico, relacionado a veces con las situaciones erótico-festivas (es fácil que se dé la desaparición de la parte de arriba de un bikini) pero casi siempre con las románticas, puesto que el día de la playa el protagonista masculino de turno tiene que impresionar a la chica que le gusta demostrándole sus habilidades como nadador o bien rescatándola cuando a ella le da un calambre casi en alta mar. Estas actividades, y la tradicional de destrozar sandías con un palo y los ojos vendados (suikawari, se llama), también pueden ser claves para sobresalir ante un rival amoroso a ojos de la pretendida, como cuando los personajes de Maison Ikkoku fueron a la playa y Godai y Mitaka competían por Kyôko.

Muchas veces los personajes no van a pasar un día en la playa como nosotros, sino que se quedan por lo menos una noche en un hostal, lo que da lugar a escenas nocturnas en las que el premio es salir a pasear de noche por la playa (que no falte la luna llena) con la persona amada.

Como decía antes, se trata de episodios de relleno más típicos del anime que del manga, pero a veces también forman parte del argumento de la obra, como ocurre cuando algún personaje (o todos, en grupo) consigue un trabajo de verano que consiste en hacer de camarero en un puesto de playa, como se puede ver por ejemplo en Miyuki, de Mitsuru Adachi. Pero tarde o temprano la playa tiene que salir, y si no… ya se encargarán de ello los libros de ilustraciones.

 

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »