El primer anime de la historia

El anime, tal como lo conocemos, se distingue de la animación occidental tanto como el manga del cómic de fuera de Japón. Tiene sus propias técnicas, sus tics, su característico diseño y en general unos estándares que permiten que lo identifiquemos enseguida, aunque en los últimos años ha habido influencias del estilo del anime en la animación occidental y, a su vez, algunos dibujos animados japoneses tienden a suavizar los ojos enormes y el pelo de colores, de forma que las fronteras a veces no están tan claras. Lo mismo ocurría al principio de la historia de la animación japonesa, cuando sus creadores miraban hacia lo que hacían los animadores occidentales. Pero… ¿cuál fue el primer anime de la historia?

Sigue leyendo…