Short Program, sorbos de Mitsuru Adachi

Me vais a llamar “pesado” porque vuelvo a hablar de Mitsuru Adachi, y en el futuro volveré a hacerlo, pero hoy me apetece recomendar una colección que, a pesar de estar inacabada en nuestro país porque la estaba editando la desaparecida Otakuland, al ser un compendio de historias cortas se puede leer hasta donde se publicó en castellano y olvidarse de ella. Se trata de Short Program, y en ella podemos saborear al maestro Adachi que conocemos de otras obras pero en historias mucho más cortas.

En Japón han aparecido por el momento 4 volúmenes que bajo la cabecera de Short Program reúnen los trabajos de Adachi que no pertenecen a ninguna de sus más largas y conocidas obras, y en castellano salieron dos de esos tomos. En aquella época estaba en preparación un tercero, pero como decía antes no es imprescindible leer los dos tomos que quedaron inéditos, si bien siempre es recomendable, aunque para ello habría que recurrir a la versión original en japonés o a la más cercana y lingüísticamente accesible de Italia.

En Short Program, entrando ya en materia, somos más conscientes que nunca de la vertiente slice of life o costumbrista del maestro, y es que prácticamente es eso: rodajas de vida. Y por supuesto volvemos a ver el deporte y las relaciones sentimentales como hilos conductores. Como siempre, los personajes se ganan nuestro cariño, pero en esta ocasión, al tratarse de historias cortas nos quedamos inevitablemente con ganas de más.

No todas las historias contenidas en los dos tomos de Otakuland son perfectas ni obras maestras, las hay mejores y peores, sobre gustos no hay nada escrito, pero en todas ellas se nota el buen hacer de Adachi, el tono triste, melancólico, pero también sus toques de humor tan característicos.

Dado que en nuestro país casi no ha llegado nada de este señor, dejando a un lado la imprescindible Touch (Bateadores), lo único que tenemos son estos dos volúmenes de Short Program y no puedo dejar de recomendarlos, aunque sea como introducción a este grandísimo autor tan criminalmente olvidado por nuestras editoriales.

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »