“Venga, saca las joyas”, de Yoshihiro Tatsumi

Yoshihiro Tatsumi (1935) es un autor clásico de manga que se caracteriza por dibujar obras serias, profundas, melancólicas, duras… lo que se conoce como gekiga, o manga serio. De hecho, se considera que fue él quien acuñó el término, después de defender este tipo de manga frente al más popular y despreocupado. Su dibujo no es especialmente atractivo y en sus obras no encontraremos ojos enormes y cabelleras de colores. Según cómo se mire está tan alejado de las características que solemos atribuir al manga, artística y narrativamente, que ha despertado el interés de editoriales y lectores que normalmente buscan cómic serio, lo que se ha etiquetado como novela gráfica.

Ha sido el caso en los últimos años de editoriales de nuestro país como Ediciones La Cúpula, Ponent Mon o Astiberri, que han ido publicando recopilatorios de historias cortas de Tatsumi e incluso, en el caso de la última editorial mencionada, un manga autobiográfico, llamado Una vida errante. Pero del que hablaremos hoy es de Venga, saca las joyas, publicado por Ponent Mon en 2004.

Es difícil determinar el material original (y su fecha de publicación) que recopila este libro, de hecho ocurre con casi todo el material que se ha publicado traducido al castellano, incluso a veces nos podemos encontrar con que se repite parte del contenido respecto a otros volúmenes publicados anteriormente, pero sí podemos decir que Venga, saca las joyas es un compendio imprescindible de historias muy cortas y sencillas, con final sorprendente, que a menudo nos dejan aturdidos por su contundencia y su tono triste.

Merece mucho la pena darle una oportunidad a este autor en general desconocido pero que, como mencionábamos antes, tiene bastante material publicado en nuestro país, aunque la mayoría de los tomos editados aquí, como Infierno, Mujeres, Goodbye o La Gran Revelación, se encuentran normalmente casi por casualidad, pues están descatalogados. En realidad algunos se pueden comprar a precio de saldo en algunas tiendas especializadas, y ese es un punto que puede suscitar el interés de lectores que de otra forma quizá no se acercarían al autor. Prejuicios, pero sea como fuere la calidad de los cómics de Tatsumi está muy por encima de esos precios de saldo. Una combinación de virtudes que no podemos ignorar.

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »