¿Qué está pasando en Japón? Vandalismo contra estatuas de manga

Siempre se ha difundido el tópico, y normalmente es cierto, de que los japoneses son muy respetuosos, incluso con los objetos de valor que se dejan olvidados las personas en lugares públicos, y que prácticamente no hay vandalismo. Esto se está poniendo en entredicho en los últimos días, puesto que una serie de sucesos han alterado el aspecto de varias estatuas de bronce que se pueden encontrar en varias poblaciones japonesas y que en su día se dedicaron a importantes mangas.

Es lo que le ha ocurrido a una de las figuras del Detective Conan en Hokuei, el pueblo natal de su autor Gôshô Aoyama, que ha perdido la lupa que la caracterizaba. Además, otra figura en el mismo pueblo, una en la que Conan lleva unas gafas de bucear, tiene el tubo torcido desde que tuvieron lugar los vandálicos actos.

Esto ocurría unos días antes de unos sucesos similares cerca de la estación de Sakurashinmachi, en Tokio, donde no hace mucho se erigieron estuatuas de la familia de la mítica serie Sazae-san, la más larga de la historia de la televisión sin contar culebrones ni concursos televisivos. En aquella ocasión lo que desapareció fue un mechón de pelo rizado de la figura de Namihei Isono, padre de la protagonista de la obra. De hecho ocurrió dos veces, el 7 y el 20 de mayo.

Estas gamberradas, que tienen un coste económico, sorprenden en un país respetuoso con el mobiliario urbano y conocido también por la adoración por las obras de manga y anime más emblemáticas.

Esto también te interesará:

Most Commented Posts

Déjanos tu comentario »