Manga deportivo… sin fútbol

Aunque en nuestro país el fútbol sea indiscutiblemente el deporte rey, también hay mucha gente que no entiende la afición que despiertan “22 millonarios en pantalón corto persiguiendo un trozo de cuero”. A veces se trata de gente a la que no le gusta el deporte, pero en ocasiones el problema es simplemente el fútbol. Para esa gente y para los que sentimos interés por varios deportes vamos a repasar algunos de los manga deportivos más conocidos… sin contar con los que se basan en el fútbol.

Si no existiera el fútbol en nuestro país el deporte rey sería, seguramente, el baloncesto, un deporte que en los Estados Unidos está al mismo nivel en popularidad que el fútbol americano, el béisbol o el hockey sobre hielo. Pues bien, la opción más evidente que tenemos en este caso es Slamdunk, de Takehiko Inoue, con 31 volúmenes entre 1990 y 1996 y adaptado a un anime tremendamente popular. Del mismo autor tenemos Real, en este caso sobre baloncesto en silla de ruedas.

De tenis tenemos varias: The Prince of Tennis, Ace wo nerae! (Raqueta de Oro) o Happy!, esta última del maestro Naoki Urasawa y que a pesar de sus 23 volúmenes no nos llegó. Del mismo autor tenemos el manga de judo más famoso de la historia: Yawara!, conocido aquí por Cinturó Negre dado el éxito en la versión en catalán de su anime, que propició además la publicación del manga en este idioma por parte de Glénat.

Para los amantes de los deportes de motor tenemos por ejemplo el clásico de automovilismo Speed Racer, originalmente Mach Go Go Go, o Initial D, en publicación desde 1995. De voleibol están el clásico Dos fuera de serie (Juana y Sergio para los amigos), además de La Panda de Julia, que es anterior, y más recientemente el manga Crimson Hero.

El boxeo es también uno de los deportes más recurrentes en el manga. Lo vemos en el clásico Ashita no Joe, pero también en Hajime no Ippo!, Ring ni Kakero, The One Pound Gospel, Katsu! y Slow Step, estos dos de Mitsuru Adachi, que hace aparecer el pugilismo en muchos de sus manga y lo sitúa como segundo deporte más recurrente en sus obras sólo por detrás del béisbol, el deporte rey japonés y cuya presencia en el cómic nipón se debe en buena parte al autor de Touch, H2 y Cross Game, aunque no hay que olvidar que el gran referente clásico es Kyojin no Hoshi (1966-1971), de Ikki Kajiwara.

Como sabemos, en el manga podemos encontrar géneros de lo más curiosos, y dentro del deportivo hay algunas obras que tratan sobre deportes que a priori no se nos ocurriría que pudieran tener interés, pero que existen. Por ejemplo tenemos Over Drive, de ciclismo, Sugar Princess, de patinaje artístico, Eyeshield 21, de fútbol americano, o Dive!! y Rough, de natación, siendo el último de ellos otra vez de Mitsuru Adachi.

Para acabar este breve repaso podemos recordar la mítica serie Chicho Terremoto, donde vemos al protagonista practicar baloncesto, hockey sobre hielo, ping-pong y hasta esgrima, aunque siempre desde un punto de vista humorístico y con el objetivo de impresionar a su amada Rosita, tal como se la conoció aquí.

No hay duda de que en la sociedad japonesa el deporte es muy importante, incluso si contamos sólo lo que no son artes marciales (que de hecho no son deportes por muy olímpicas que sean algunas disciplinas), y es natural que se refleje en el manga. Como siempre, hay para todos los gustos.

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »