Maison Ikkoku, costumbrismo estilo Rumiko Takahashi

Hoy tenemos una nueva recomendación de manga clásico. Es difícil escoger una obra de la gran Rumiko Takahashi, creadora de un éxito tras otro, con varias obras maestras en su haber. Y como es tan difícil no lo vamos a hacer, pero hay uno de sus trabajos que destaca por encima de los demás precisamente por su sencillez, por no tener ningún elemento de fantasía, por retratar el día a día, lo cotidiano: Maison Ikkoku.

Se podría decir lo mismo de The One Pound Gospel, y probablemente otro día hablaremos también de ella, pero Maison Ikkoku es especial. Es una bella historia de amor en un manga humorístico coral (en este punto coincide con casi todas las obras de Takahashi, especialista en crear personajes de lo más interesantes) con toques melancólicos, situada como siempre en la frontera entre el shônen y el shôjo, pero que los americanos catalogarían como slice of life (literalmente “rodajas de vida”).

Maison Ikkoku llegó a los 15 volúmenes recopilatorios después de publicarse entre 1980 y 1987 (justo antes de Ranma ½ y solapándose con Urusei Yatsura), y en nuestro país la editó Glénat en 10 volúmenes de grueso y tamaño superior al habitual en su línea Big Manga, después de que Planeta lo intentara hace muchísimos años en el equivocado formato prestigio (el mismo de su también fallida edición de Ranma ½) y bajo el título de Juliette, je t’aime, que es el nombre con el que nos llegó la serie animada de 96 episodios la primera vez. Afortunadamente y después de una larga espera pudimos ver una edición del manga en condiciones y la recuperación de la serie en DVD y con versión catalana en el canal K3 (versión no presente en la edición doméstica, por desgracia).

Aparte de lo que hemos mencionado, ha tenido múltiples adaptaciones en forma de OVA, largometrajes, películas animadas y de imagen real, y hasta una serie de televisión también de imagen real.

Pero… ¿de qué va Maison Ikkoku? Para los más despistados (o para las nuevas generaciones de otakus que no habían prestado atención a esta obra), es el relato de la vida de Yûsaku Godai, un estudiante que lleva varios intentos fracasados de entrar en la universidad (no, no es Keitarô de Love Hina) y que se enamora de la casera de su pensión, Kyôko Otonashi, unos años mayor que él. Las dificultades de la conquista amorosa que se fragua en su mente desde la primera vez que la ve aumentan con la bienintencionada pero desastrosa intervención de los otros inquilinos de la pensión: la desvergonzada Akemi, la chismosa señora Ichinose y su hijo Kentarô o el misterioso señor Yotsuya, además de personajes externos como Mitaka o Kozue, que ayudan a formar el triángulo y hasta el rectángulo amoroso en esta comedia de enredos absolutamente recomendable.

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »