Los personajes más pervertidos del manga

Las situaciones humorísticas relacionadas con el sexo o la desnudez son un recurso frecuente en los manga y anime de comedia, e incluso en escenas distendidas de algunas obras más serias y hasta dramáticas. A lo largo de la historia del manga hemos visto, seamos de la generación que seamos, por lo menos a un par de personajes que se han ganado a pulso la fama de salidos, así que vamos a ver algunos de los más populares.

No podemos evitar empezar el repaso con el gran pervertido de la historia del manga y el anime, el maestro Mutenroshi, Duende Tortuga, Kame Sennin o como se le quiera llamar. Adicto a las revistas cochinas (que, por cierto, se llamaban “Sukebe”, pervertido en japonés) y a los programas de gimnasia matinal de chicas que daban por la tele, este indudable referente de las artes marciales tenía una única debilidad: las mujeres hermosas. Y también tenía problemas para mantener las manos quietas. Él nos enseñó, también, lo que era sangrar por la nariz de excitación. Del maestro Toriyama tenemos también un personaje anterior muy, pero que muy salido: Sembei Norimaki, el protagonista de Dr. Slump, que usaba sus inventos para hacer “maldades” siempre que podía. Y volviendo a Dragon Ball, ¿qué me decís de Oolong, el cerdo (literalmente) que gastó un deseo de las bolas de dragón pidiendo unas bragas?

Otro gran pervertido, y también gran luchador, aunque de un tipo diferente, es Happosai, el viejo enano de Ranma 1/2 que vivía para robar ropa interior tendida en los balcones y coleccionarla y, de vez en cuando, intentar espiar en los baños públicos. Alguna vez había metido mano furtivamente a Ranma en estado chica, pero el puñetazo en la cabeza siempre se lo llevaba, así que no era su actividad principal.

Seguimos hablando de maestros de la lucha, porque un salido bastante popular en los últimos años es el maestro Jiraiya, de Naruto, apodado Ero-sennin (eroermitaño) precisamente por su discípulo y protagonista de la serie. En este caso sus perversiones son más concretas y comunes y se limitan al espionaje de los baños de las mujeres, lo que vendría a ser el paraíso de un voyeur. En el pasado lo intentó con Tsunade, que le dio una paliza casi mortal. Dentro de Naruto tenemos también al maestro Kakashi, ferviente lector de las novelas eróticas Icha-icha Paradise… precisamente escritas por Jiraiya.

No olvidemos a Onizuka, el desastroso y virgen profesor de Great Teacher Onizuka (GTO) aficionado a mirar por debajo de las faldas de las chicas, ni tampoco a Miroku, gran personaje secundario de Inu-yasha que pierde toda la credibilidad que tiene como monje budista cada vez que se ofrece a hacerles un hijo a las chicas guapas que solicitan sus servicios o le mete mano a Sango. ¿Y os acordáis de Chicho Terremoto? Otro que tal, con su obsesión por las braguitas blancas de su Rosita…

Por supuesto, estos son sólo algunos ejemplos de los muchos que hay, pero son los más claros y populares. En casi todos los manga, como hemos dicho en principio de comedia, se encuentran personajes de más o menos importancia con aficiones poco honrosas y más bien peligrosas.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »