Los malvados Pokémon (2ª parte)

Ayer vimos la controversia que había generado un episodio de Pokémon que por el uso de fuertes y repetidos destellos había mandado al hospital a más de 600 niños japoneses con ataques de epilepsia, un hecho que tuvo cobertura incluso en los noticiarios de nuestro país en su día, en 1997. Pues bien, hoy veremos la segunda parte de la polémica de unos bichos que, mirados sin paranoia, son de lo más adorables: la religión.

Y es que todas las religiones principales han buscado en algún momento las malas intenciones ocultas de los pokémon. Para empezar, los cristianos no ven con buenos ojos el tema de la evolución de los pokémon. Recordemos que según la religión cristiana la teoría de la evolución es una invención y es contraria al creacionismo, que defiende que Dios creó a todas las criaturas tal como son desde el primer momento. Sin embargo, el Vaticano en su postura oficial quitó hierro al asunto diciendo que el mundo de Pokémon era claramente ficticio y que no había que darle más importancia.

Por su parte, el islamismo denunció dos cosas: el juego de cartas de Pokémon no deja de ser juego, invita a las apuestas y eso está prohibido por el Corán. Y por otra parte denunciaba la aparición de la Estrella de David judía en algunas cartas, y su relación con los hebreos por la cuestión Israel-Palestina es ampliamente conocida. En realidad se trata de una estrella roja de seis puntas en la frente del pokémon Kadabra (el paso intermedio entre Abra y Alakazam), que en realidad sólo coincide con el símbolo judío en la cantidad de puntas.

Curiosamente, los judíos lo vieron de otra forma: les recordaba la época en la que bajo la dictadura de Hitler muchos de ellos fueron obligados a llevarla como identificación, y alegaban que el ligero parecido del personaje con el mago judío Uri Geller (especialmente por la cuchara que lleva) reforzaba la idea de que su estrella era la de los judíos. Tampoco les gustó un pelo la carta Koga’s Ninja Trick, que contenía el antiguo símbolo budista manji, que los nazis convirtieron en esvástica al invertirlo y que, desde entonces, tiene una desafortunada y nueva connotación. Nintendo, dado el éxito internacional de la franquicia Pokémon, tuvo que censurar esa carta cambiándole el símbolo para que fuera aceptable en los Estados Unidos.

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »