Los deseos de Dragon Ball (2ª parte)

Continuamos con los deseos de Dragon Ball, y como anunciábamos esta mañana veremos lo que ocurrió en Namek. Las bolas de aquel planeta permitían tres deseos, algo bastante útil, y la primera vez que vimos que eran formulados se pidió la resurrección de Piccolo, su traslado a Namek y… nada más, porque su creador falleció antes de que se pronunciara el tercer deseo. Ya con Piccolo (y Kami-sama) resucitado, el dragón Shenron, el de la Tierra, volvió a entrar en acción, y se le pidió la resurrección masiva de todos los que habían muerto en Namek por culpa de Freezer. Con eso resucitó también el Venerable Anciano de Namek y se le pidió el deseo que faltaba antes de que volviera a fallecer: el traslado de toda la gente de Namek a la Tierra (el planeta iba a explotar) menos Goku y Freezer, que estaban librando la batalla final.

El nuevo líder de Namek permitió que siguieran existiendo las bolas de aquel planeta, y mientras los congéneres de Piccolo estaban en la Tierra como refugiados temporales se pidieron tres nuevos deseos: el traslado del alma del nuevamente fallecido Krilín a la Tierra, su resurrección y también la de Yamcha. Al cabo de 130 días, que era el período de “descanso” de las bolas de Namek en contraposición con el año entero de las de la Tierra, se resucitó a Ten Shin Han y a Chaoz y, aunque no se vio, se entiende que se utilizó el tercer deseo para resucitar a un pueblo entero de Namek que había sido asesinado por Vegeta, tal como él mismo sugirió en sus primeras muestras de “reforma”.

No se volvería a saber nada de las bolas de Namek durante muchísimos años, y de las de la Tierra… tampoco, hasta el final de la saga de Cell. Como el nuevo Kami-sama de la Tierra era Dende, quiso dar un toque personal a las bolas y las modificó para que se les pudieran pedir dos deseos, y esta vez fueron la resurrección de todos los muertos por culpa de Cell y la eliminación de las partes robóticas y la bomba de los cuerpos de A-17 y A-18.

Pasarían muchos años más hasta el siguiente uso de las bolas: sería en la saga de Bu, cuando Yamcha formularía el deseo de resucitar a todos los fallecidos del día en el que a Vegeta se le fue la cabeza, seducido por Babidí, y mató a buena parte de los espectadores del Gran Torneo de las Artes Marciales. Goku sugirió reservar el otro deseo, y la cosa se quedó ahí. Posteriormente la Tierra fue destruida y hubo que tirar de las bolas de Namek otra vez para reconstruirla, siendo los dos deseos restantes la resurrección de todos los muertos en la destrucción del Planeta y que Goku recuperara las fuerzas que había perdido en su agotador combate contra Bu para poder darle el golpe de gracia.

Ese sería el último deseo formulado explícitamente en el manga de Dragon Ball, pero hubo uno que no vimos: que la gente olvidara el daño que había hecho el monstruo Bu, para que su parte buena pudiera vivir tranquilamente entre los humanos.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »