La sabia elección de Oliver

A estas alturas creo que todo el mundo sabe que Oliver (Tsubasa) acabó jugando en el Barça y que de hecho sigue haciéndolo. No, él no estaba en la vida real en la final del otro día ni se ha llevado ninguna de las cuatro (¡cuatro, ya!) Copas de Europa que tiene el F.C. Barcelona, pero al autor de Captain Tsubasa le gustaba el equipo y después de hacerle pasar por Brasil, su meta desde que era pequeño, lo metió en el Barça.

Entró en el equipo catalán en Captain Tsubasa: Road to 2002, y lo hizo en 2001, por desgracia una etapa desafortunada para el Barça, que tuvo una primera mitad de la década de los 2000 bastante mala. Y el crack japonés no tuvo las cosas nada fáciles en sus inicios como culé, puesto que la competencia era dura y el entrenador, Van Saal (no hace falta decir en quién se inspiraba) no le tenía mucha confianza, y es que Rivaul era mucho Rivaul (este tampoco hace falta decir quién era, ¿verdad?). Así que al bueno de Oliver le tocó jugar en el filial y demostrar allí lo que valía para hacerse un hueco en el primer equipo.

Al final Tsubasa jugaría su primer clásico y lideraría  la victoria del equipo, 6-5, con sus goles y asistencias. Pero no fue nada fácil, porque el Real Madrid se presentaba con un nuevo fichaje, Natureza, un auténtico portento brasileño. En la siguiente etapa del manga, Captain Tsubasa Golden-23 (2005-2008), nuestro amigo estaría más que consolidado en el equipo azulgrana y formaría una nueva pareja intratable con Rivaul.

Y ya en 2010 empezaría Captain Tsubasa: Kaigai Gekito-hen En la Liga, que se sitúa en el partido de vuelta de otro clásico, con nuevas escenas dramáticas y épicas al más puro estilo de lo que se ha ido viendo a lo largo del manga futbolístico por excelencia, que ya ha cumplido 30 años y se dirige imparable a los 90 volúmenes.

Como el ritmo de la historia es más lento que la vida real, el maestro Takahashi ha tenido que llevar necesariamente la historia por caminos distintos a los que hemos visto en el Barça de verdad, lo que no quita que sea sumamente interesante ver a nuestro ídolo futbolístico animado de la infancia jugar en un equipo al que muchos consideran ya el mejor de todos los tiempos. Aunque… ¿cómo se lo habrán tomado los fans merengues de las aventuras de Oliver?

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »