Historia del manga: los apartamentos Tokiwa-sô

Vamos a hacer un poco de historia del manga, porque las obras más populares de la actualidad no existirían sin las de la década pasada, ni aquellas sin las del decenio anterior. Hoy vamos a hablar de los apartamentos Tokiwa-sô, lugar en el que vivieron muchos mangakas legendarios, mayoritariamente desconocidos para nosotros pero que sin duda pertenecen a una generación imprescindible en la historia del cómic japonés.

Estos apartamentos eran muy pequeños y baratos, y en ellos convivieron casualmente muchos artistas que en aquel momento no eran demasiado conocidos y sobrevivían a duras penas unos, algo mejor otros, pero que buscaban alojamiento barato dentro de la gran ciudad de Tokio, a la que se habían desplazado para triunfar como dibujantes. Además, a menudo se ayudaban mutuamente para conseguir llegar a cumplir las exigentes fechas de entrega que les imponían las editoriales, de ahí el sistema tan establecido en el manga de trabajar con asistentes.

Aquel fenómeno tuvo lugar aproximadamente entre 1952 y 1982 (año en el que se demolió a pesar de que ya era un lugar de peregrinaje para fans), y el más célebre de sus inquilinos fue Osamu Tezuka, que estuvo allí más o menos una década. Pero hubo otros como el dúo Fujiko Fujio (Doraemon), Shôtarô Ishinomori (el dibujante de cómic más prolífico de la historia del medio incluso a nivel global, con obras como Cyborg 009, Kamen Rider o Kikaider, además de Musashi, la única que nos ha llegado en castellano), Hideko Mizuno, Fujio Akatsuka y otros menos conocidos aquí pero también de suma importancia.

No es extraño, pues, que sea un lugar tan importante y querido por los nostálgicos y por los historiadores del manga, e incluso ha aparecido en multitud de mangas autobiográficos y hasta en una película de 1996 llamada Tokiwa-sô no Seishun (mi juventud en los apartamentos Tokiwa-sô), que es el relato de las vivencias de Hiroo Terada, uno de los autores que vivieron allí, y en el que aparecen todos los demás. Merece la pena para hacernos una idea de cómo era el día a día en esa cochambrosa pero entrañable fábrica de sueños.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »