Glénat respira un poco gracias a 2011

 

Por fin una buena noticia, y además referente a la segunda editorial que mejor se está portando, después de Norma, y la que ha mostrado más esfuerzo por satisfacer a los lectores, muchas veces a costa de su situación económica. Precisamente este último punto, las finanzas de la editorial recientemente comprada por sus jefazos Joan Navarro y Fèlix Sabaté y que sufrirá un cambio de nombre pronto, es el que nos trae buenas noticias: su situación ha mejorado ligeramente.

No vamos a engañarnos: la editorial ha peligrado, y lo sabemos porque su editor, Joan Navarro, el más transparente de todos los jefes de editoriales de manga en nuestro país, el más directo aunque muchas veces se note que no tiene pelos en la lengua, lo ha comentado en más de una ocasión en su blog Viñetas. Es ahí precisamente donde ha celebrado el aumento de ventas de la editorial en 2011, gracias principalmente a algunos títulos de manga.

Estos son, como cabía esperar, Naruto, Bleach y una que ya hace tiempo que terminó pero que ha demostrado ser un gran acierto por parte de Glénat: Death Note. Y lo que también ha sido un acierto ha sido reeditar en formato kanzenban, es decir en edición definitiva, Saint Seiya y Rurôni Kenshin, que también se han vendido bastante bien en 2011.

Finalmente, la recuperación de Berserk, que antes tenía la extinta Mangaline Ediciones, ha contribuido a que, según los datos provisionales, Glénat haya superado los 6 millones de euros en ventas según el precio de venta al público, al que hay que restar lo que se quedan los intermediarios y los gastos propios de una editorial.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »