Géneros manga: yaoi

Probablemente este género es de los que más nos suenan, pero muchas veces se confunde con cosas que no es y merece la pena explicarlo bien para quitarle ciertas etiquetas. El yaoi es el manga que retrata el amor entre dos chicos, de ahí que su nombre moderno (por lo menos en Japón) sea Boy’s Love, a menudo abreviado con las siglas BL.

No es manga gay, aunque las relaciones entre los chicos puedan ser simplemente románticas o tengan también un componente sexual más o menos explícito, ya que el manga gay, también llamado bara o Men’s Love, es creado para (y normalmente por) gays y muestra situaciones realistas, mientras que el yaoi suele estar orientado al público femenino, que busca en estas obras una idealización de las relaciones homosexuales entre chicos con reminiscencias del shôjo. Es decir, no son situaciones demasiado realistas como ocurre en el manga gay propiamente dicho.

El origen del yaoi se remonta a hace aproximadamente 30 años y nació en forma de parodias de shônen en las que los protagonistas tenían relaciones entre ellos más allá de la amistad y el compañerismo, unas parodias que siguen existiendo hoy en día tanto en forma de dôjinshi (manga no profesional) como en la mente de muchas lectoras, a las que les gusta imaginar que siempre hay algo más detrás de los diálogos de los personajes masculinos de sus manga deportivos o de lucha favoritos. Si no, preguntadle a cualquier seguidora de The Prince of Tennis o Naruto si cree que hay tomate entre algunos de los personajes.

Pues bien, desde las parodias surgieron también obras completamente originales que pertenecen a este género, como Zetsuai 1989 (1988-1991) o Bronze (1992-2006), de Minami Ozaki, la segunda como secuela de la primera, traducidas al castellano y editadas por Glénat hace bastantes años y puerta de entrada al género para muchos fans occidentales. De hecho Zetsuai tiene hasta 4 OVA.

Algunos de los elementos típicos del yaoi son la presencia de la figura del “seme” (atacante) y el “uke” (el que recibe), la criticada no identificación como gays de los personajes, que simplemente dicen sentirse atraídos por otros chicos de forma excepcional, o la resistencia a tener relaciones. Los personajes femeninos no abundan precisamente y cuando lo hacen no suelen ser muy simpáticos, y es raro que los protagonistas, que como decíamos son descritos de forma idealizada, se encuentren con problemas de homofobia, y sus historias suelen estar ambientadas en mundos de fantasía en los que casi siempre salen triunfantes.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »