Géneros manga: josei

Seguro que habéis oído hablar del seinen, el género orientado a lectores adultos sin que esto tenga connotaciones sexuales, sino por sus contenidos más profundos y serios, además de, por supuesto, dosis más altas de violencia y desnudez de las que se consideran aceptables en el manga para niños y adolescentes. Pues bien, su “versión femenina” sería el género josei, que está orientado al público femenino desde la adolescencia hasta bien entrada la madurez.

En este género de manga para chicas y mujeres la vida de instituto, por ejemplo, está mucho menos presente comparada con el shôjo, donde es casi obligado que aparezca, y se centra en el día a día de la vida de las mujeres en Japón. También vemos unas situaciones más realistas y un dibujo más cercano a la realidad, sin los tópicos del shôjo como los ojos enormes y brillantes y las florecillas flotando en el aire al lado de los personajes.

Por supuesto, también aparecen relaciones sentimentales, pero tienen otro enfoque: pueden ser sexualmente más explícitas, son más realistas en tanto que los personajes se muestran con todos sus defectos (no como en el shôjo, donde la persona amada siempre es ideal) y hasta se pueden tocar con naturalidad temas como la infidelidad o las violaciones.

El origen del género lo encontramos en los años 80 del siglo XX, y es que las niñas que empezaron a leer manga, concretamente shôjo, en los años 50 y 60 habían crecido y pedían algo más acorde a su edad y sus preocupaciones. Es exactamente lo mismo que ocurrió con el shônen y el seinen, pero en femenino. La primera revista dedicada a este nuevo género, que también se conocía como ladies comics hasta que este nombre pasó a referirse sólo a los manga que tenían un alto contenido erótico, apareció el mismo 1980 bajo el nombre de Be-Love, y al final de la década ya había más de cincuenta revistas.

Si queréis dar una oportunidad a obras de este género, tenéis por ejemplo Tokio Style, de Moyoco Anno, publicada por Glénat, o Paradise Kiss, de Ai Yazawa (Ivrea), sin olvidar la exitosa Nodame Cantabile, de Tomoko Ninomiya y publicada por Norma, o Honey & Clover, de Chica Umino y editada por Panini. Otras menos conocida, pero también disponible en castellano, es Midnight Secretary, de Tomu Ohmi. Son obras muy recomendables todas ellas, y no sólo para las mujeres, sino también para el público masculino abierto a probar otras cosas.

 

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »