Géneros manga: el harem

Hoy vamos a hablar, como hicimos la semana pasada con el spokon, de otro género dentro del manga, un género (o subgénero dentro del shônen) muy característico del cómic japonés que se conoce como harem manga, o manga de harén. Como se puede deducir de su nombre, que viene del árabe, implica la presencia de muchas chicas… alrededor de un chico.

Con esta sencilla definición seguro que nos vienen a la cabeza algunas obras que hemos visto, que son muy conocidas pero a las que normalmente no les ponemos etiquetas. Pues bien, si hay que ponerles alguna, es esta. Love Hina es el manga y el anime de este género más conocido de los últimos tiempos, aunque tiene ya unos añitos. De hecho, la siguiente obra de gran éxito de su autor, Ken Akamatsu, es Magister Negi Magi (Negima!), que pertenece al mismo género pero exagerado: un niño y 31 chicas. En Love Hina el protagonista, Keitarô, era un joven adulto y estaba rodeado de varias chicas, suficientes para que sea considerado un harem manga, pero lo de Negima! es de récord.

Lo que caracteriza este tipo de manga es, además de la desproporción entre los chicos (generalmente pocos o uno) y las chicas, unos tópicos que con ligeras variaciones se van repitiendo de una obra a otra y que por eso suelen recibir críticas, que se suman a las acusaciones de sexismo y promoción de las conductas sexuales irresponsables: normalmente el protagonista es un chico no especialmente atractivo y con pocas habilidades sociales, rodeado por varias chicas que en circunstancias normales difícilmente se sentirían atraídas por él, pero que por alguna razón acaban compitiendo por sus atenciones tras convivir o trabajar con él. El chico suele sentirse atraído por una o como máximo dos de ellas, y son habituales las peleas y los celos entre ellas, aunque la mayor parte de los golpes se los lleva el chico al verse envuelto en malentendidos.

Dentro del grupo de chicas suele haber estereotipos como la chica con mal carácter, la más joven (que suele ser muy tímida), la extranjera con su actitud más abierta, la chica poco femenina que al final lo es más de lo que parecía, la que no se corta un pelo y la que suele acabar junto al protagonista: la más equilibrada. Y lo que nunca falta en este tipo de obra son las situaciones erótico-festivas (sin entrar en nada explícito) y montones de fan service (situaciones de desnudez o casi desnudez totalmente gratuitas).

¿Y qué pasa con las otaku femeninas? ¿No hay algo parecido pero al revés? Pues sí, y se llama reverse harem manga, del que podríamos decir que es lo mismo pero con chicas rodeadas por chicos, aunque en realidad no es lo mismo: suelen pertenecer al shôjo y no se encuentran las situaciones sexuales gratuitas de la versión para chicos, sino que se trata simplemente de una chica que es pretendida por varios chicos. Se citan por ejemplo obras como Peach Girl, Instituto Ouran Host Club, La Corda d’Oro e incluso Fushigi Yûgi.

Tanto en un sentido como en el otro, para que se considere harem es suficiente con que haya una presencia claramente superior de miembros de un sexo que del otro, pero a veces el interés romántico está entre tres o cuatro personajes, no más, con lo cual no es necesario que todas las chicas de la historia estén enamoradas del protagonista, lo mismo con el reverse harem. Además, aunque normalmente la trama gira en torno a las situaciones humorísticas que provoca esa competencia de la que hablábamos, en muchas obras también vemos que el harem es un elemento más dentro de una historia profunda e interesante por sí misma.

Se dice que el término nació en los Estados Unidos después del éxito que tuvo allí el clásico Tenchi Muyô, pero también hay otras obras que se pueden adscribir a lo que conocemos como harem manga: ahí están por ejemplo ¡Ah, mi Diosa!, Hanaukyô Maid Tai, Ai Yori Aoshi, Ranma ½, Girls Bravo o Rosario + Vampire, por mencionar las más conocidas.

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

3 comentarios

Déjanos tu comentario »