Géneros manga: cyberpunk

Hoy hablaremos de un género del manga que, en realidad, no es exclusivo del manga ni de los cómics, ni mucho menos. El cyberpunk nació como tal en la literatura de ciencia-ficción a principios de los años 80, con obras como el relato que le dio el nombre, Cyberpunk (1980), Neuromante (1984) o, aunque se publicó antes (1968), ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, que daría lugar a la película de 1982 Blade Runner. El caso es que el género (o subgénero de la ciencia-ficción) tuvo mucho éxito y se extendió también al cine y a los cómics, entre ellos el japonés.

El cyberpunk, como característica definitoria, se sitúa en un futuro no demasiado lejano en el que la tecnología ha avanzado una barbaridad pero la calidad de vida de las personas ha disminuido de forma inversamente proporcional. Las empresas son mucho más grandes que las más grandes que podamos imaginar ahora, los edificios también, la libertad de los seres humanos se ha reducido y la robótica ha avanzado hasta un punto en el que es difícil distinguir a los androides de las personas de verdad.

La diferencia con las obras simplemente futuristas, aparte de que en este caso se retrata un futuro relativamente cercano, es que en este caso el ambiente es más bien triste y las perspectivas pesimistas, a veces como consecuencia del excesivo progreso tecnológico pero otras como consecuencia de una gran guerra (a menudo la III Guerra Mundial), en lo que también se conoce como “futuro distópico” (lo contrario de “utópico”).

¿Y en qué obras de manga hemos visto este tipo de cosas? No mencionarla en primer lugar sería un crimen: Akira (1988, pero basada en su manga de 1982-1990), la obra maestra más conocida de Katsuhiro Ôtomo situada en Neo-Tokyo en 2019 , es la obra de manganime cyberpunk por antonomasia, pero también tenemos Ghost in the Shell, Silent Möbius, Ergo Proxy, Gunnm, Bubblegum Crisis, Appleseed, Biomega, Blame! y muchas más.

En estas obras encontramos personajes estereotípicos que pueden ir desde el androide (que a veces no sabe que lo es) hasta el hacker informático que pone al gobierno contra las cuerdas y luego tiene que huir de él, pasando por el que tiene algún miembro prostético, o las bandas de gamberros callejeros que surgen en estos ambientes decadentes y en general todo tipo de rebeldes contra unas autoridades más opresoras de las libertades de lo que es habitual.

Hay quien piensa que el manga era desde el principio terreno abonado para el cyberpunk, y quizás con razón, dado que como todos sabemos Japón ha estado desde hace muchas décadas a la cabeza del desarrollo tecnológico, y sólo hace falta pasarse (o verlo en fotos) por barrios como Shibuya, en Tokio, para tener la sensación de estar dentro de Blade Runner.

 

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »