Enemigos de Dragon Ball: Cell

Hace un par de semanas hablamos de Freezer, uno de los enemigos de Dragon Ball que daban miedito de verdad, pero hoy toca hablar de uno que también daba miedo por su poder casi inigualable, pero que principalmente molaba, y mucho. Se trata de Cell, el androide compuesto por células de otros personajes de la serie, un bicho que era bastante feo pero que puso en serios apretos a los protagonistas de la serie.

Cuando creíamos que el tema de los androides no podía ponerse peor apareció este enemigo no previsto por el Trunks del futuro, que utilizó la máquina del tiempo del Trunks de una de las líneas temporales para presentarse en “nuestro presente”, donde su otro “yo” todavía estaba formándose. El lío de paradojas temporales que se extraen de este tema se puede explicar con el siempre socorrido recurso de que el primer viaje de Trunks hacia el pasado alteró el espacio-tiempo y provocó acontecimientos que no tenían que ocurrir, pero eso daría para otro artículo, así que centrémonos.

Cell era asqueroso, iba por el mundo imitando técnicas de los personajes de los que tenía células gracias a la idea del mentalmente inestable Dr. Gero, creador de los androides, y se alimentaba absorbiendo la carne de todos los humanos que se encontraba por el camino, reduciéndolos a pellejos. Su objetivo era aumentar su poder para vencer a los androides A-17 y A-18 y absorberlos para alcanzar su forma perfecta, y el primer paso lo dio al tragarse a A-17.

Después de hacer eso su poder aumentó enormemente y los amigos de Goku (porque él estaba enfermo del corazón y no podía participar en la lucha), que ya habían conseguido acorralarlo, se vieron nuevamente superados. Aun así Cell era fuerza bruta y seguía siendo feo, con lo cual todavía le faltaba A-18, a la que acabó absorbiendo en un descuido a pesar de los intentos de los saiyanos por evitarlo. Y fue así como alcanzó la forma perfecta, con un aspecto más estilizado y ya sin otro objetivo que cumplir que el de eliminar a todos los luchadores para demostrar que él era el único combatiente perfecto.

También aumentó su vanidad, pues creó el Cell Game, un torneo de artes marciales que consistía en una serie de combates siempre contra él y para el que dio diez días de preparación a los héroes. Como dicen en las películas americanas, aquello fue su funeral, porque en esos días Goku entrenó a Gohan y después de luchar un rato con Cell y rendirse por primera vez en su vida para dejar paso a su hijo, el hasta entonces pusilánime Son Gohan se encargó de Cell y, aunque le costó enfadarse de verdad y mostrar el verdadero segundo nivel de los super saiyanos, al final venció claramente al androide. Eso sí, con la ayuda desde el Más Allá de su padre, que había muerto en uno de los trances de un combate que se había salido de las normas. Y ahora la gran pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿cómo habría sido la segunda forma de Cell si hubiera absorbido primero a A-18? Nunca lo sabremos.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »