El kamehameha, mítica técnica

Como ya está empezando a ser habitual los viernes, vamos con un artículo de tono nostálgico, volvemos la mirada atrás y nos quedamos con algún pedazo de la obra que probablemente más nos ha marcado de todas las que ha producido el manga: Dragon Ball. Hoy hablaremos del kamehameha.

Llamado “onda vital” en el doblaje castellano del anime (horribilidad apreciable especialmente cuando se puede comparar con otros doblajes), el ataque más famoso de la obra cumbre de Akira Toriyama se llamaba kame-hame-ha, y en su nombre tenemos una referencia a Kamehameha I, el primer rey de Hawai, uno de esos juegos con los nombres que tanto gustan al maestro, y es que al mismo tiempo jugaba con la palabra “kame”, “tortuga” en japonés, puesto que la técnica significa “onda devastadora de la tortuga”. Pero el ataque tiene poco de hawaiano (bueno, en realidad no lo podemos asociar a ningún país porque por desgracia, y por mucho que lo hemos intentado, en la vida real no se puede ejecutar): es la proyección de energía y luz que sale de juntar las manos por la parte interior de las muñecas, realizar unos movimientos rituales (que con el tiempo se simplificarían) y gritar “kame-hame-ha”, a distintas velocidades según el estilo de cada uno, mientras se realiza.

El primero que lo hizo fue Mutenroshi, el maestro de Goku, Krilín y Yamcha, en una escena que queda para la historia de Dragon Ball: Aquella primera vez se mostró como un ataque devastador e implicó un considerable aumento muscular del viejo artista marcial, pero cuando Goku lo imitó al cabo de un rato, aunque le salió muy pequeño, se demostró que ni era tan difícil hacerlo (Mutenroshi aseguraba que le había costado décadas aprender a hacerlo), ni requería largos y vistosos rituales.

La exclusividad del kame-hame-ha se fue perdiendo y más adelante vimos como también podían llevarlo a cabo Son Gohan (el abuelo de Goku, también ex discípulo de Mutenroshi), Yamcha, Krilín, Ten Shin Han, Cell, Son Gohan (hijo), Son Goten y hasta el monstruo Bu, el último personaje que debutó en ese terreno si contamos sólo el manga, que es la única historia ideada en la mente de Toriyama.

Sin embargo, quedó como técnica característica de Goku, que lo perfeccionó y lo utilizó en muchísimas más ocasiones que el resto de personajes, a pesar de que con el tiempo desarrolló técnicas bastante más efectivas. Pero el kame-hame-ha es seguramente el ataque ficticio más reconocible de la historia del manga y el anime, y su aparición ligeramente modificada en el hadôken de la saga de videojuegos de lucha Street Fighter no hizo más que reflejar, y a su vez reforzar, esa influencia.

 

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

2 comentarios

    • no se ja jaa

Déjanos tu comentario »