Cuando el manga traspasa fronteras

Al lado de montones de personas, lectoras de cómics o no, que han despotricado del manga desde que empezó a llegar a Occidente como si de una moda pasajera se tratara, también ha habido muchas que han visto en él las bondades que tiene y no han dudado en hacer referencias a obras y personajes de origen japonés en sus trabajos occidentales, algo de lo que daremos un par de ejemplos hoy. Y es que llega un momento en el que todo el mundo debe reconocer que el manga y el anime están aquí y no piensan marcharse. Forman parte de la cultura popular y, por lo tanto, es normal que hagan este tipo de cameos o apariciones estelares.

La imagen que abre la entrada es del número 1 de los cómics de Futurama, y en él podemos ver, si nos fijamos, a Lamu (de cuyo origen hablamos ayer) con su primito volador Ten en la Nueva Nueva York del siglo XXI de la segunda obra más conocida de Matt Groening, creador de Los Simpson. De los mismos cómics, y precisamente de un crossover entre Futurama y Los Simpson, es la siguiente imagen:

Disculpad la calidad de la imagen, pero no disponemos de ninguna mejor. Como podemos ver, es Smithers, la mano derecha del señor Burns de Los Simpson, disfrazado como nuestro viejo amigo Capitán Harlock, no hay ninguna duda. Pero no solo hay referencias en los cómics ni son siempre sobre manga. También el anime tiene su ración de referencias, ejemplificada por, precisamente, una que tiene lugar en una película de animación:

En la absolutamente recomendable Toy Story 3 (2010) aparece brevemente, y sin abrir la boca (puesto que quizá habría implicado pronunciar su nombre y los creadores de la película seguramente pensaban que ya era suficientemente reconocible), Totoro, de la película de animación Mi vecino Totoro, del Studio Ghibli. Una presencia muy simpática que los consumidores de buen anime seguro han reconocido, y si no…  ya están tardando en ver esta genial trilogía de Disney Pixar sobre los juguetes animados.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »