Cross Game, o el gran estado de forma de Mitsuru Adachi

En su día hablamos de la obra maestra más conocida de Mitsuru Adachi, que es Touch o, como se conocía aquí gracias a (o por culpa de) la emisión de su versión animada en Telecinco a principios de los años 90, Bateadores. Pero como he dicho, es la “obra maestra más conocida”, porque tiene más de una maravilla entre su nutrida bibliografía, aunque no todos sus manga han recibido premios. Sí lo hicieron Touch y Miyuki a la vez en 1983, como también la que hoy nos ocupa, Cross Game, que le dio a Adachi por tercera vez el Premio Shôgakukan al mejor shônen en 2009, demostrando que no es un autor de los que se relajan: sigue trabajando duro y sigue gustando a las nuevas generaciones.

En Cross Game la cosa vuelve a ir de béisbol, lo hemos visto varias veces en la carrera de este maestro injustamente olvidado por las editoriales españolas y lo seguiremos viendo. Pero cada obra de Adachi-sensei tiene tantos elementos que recuerdan a las anteriores (y a las que vienen después) como características propias que la convierten en algo que merece realmente la pena leer.

En este caso el protagonista es Kô Kitamura, un chaval de once años que ayuda en el negocio familiar, una tienda de suministros deportivos. También conocemos a su mejor amiga, Wakaba Tsukishima, que es compañera de clase del chico y que está enamorada de él, algo que no disimula. En su familia hay tres chicas más, y un padre viudo (uno de los elementos clásicos de Adachi), y los Tsukishima tienen unas instalaciones para practicar el bateo a las que asiste Kô con regularidad.

Sin embargo, el chico no está demasiado interesado en jugar en serio al béisbol, mientras que la hermana pequeña de Wakaba, llamada Aoba, es una fan de este deporte. Así, Cross Game presenta una serie de personajes entrañables muy al estilo de Mitsuru Adachi, una narrativa pausada y de pocos diálogos muy propia de él y situaciones cotidianas que son de todo menos aburridas. No es nada que no hayamos visto antes, pero la edad de sus protagonistas sí difiere de lo que solemos encontrarnos en sus obras, generalmente ambientadas en centros de estudios pero con personajes de bachillerato en adelante. Lo que tampoco falta en Cross Game es algún giro inesperado y despiadado de guión que nos deja boquiabiertos, pero no podemos decir más.

Es difícil que esta obra vea algún día la luz en España, donde sólo han llegado Touch (encima bastante mal editada) y dos tomos de Short Program, una serie que recopila historias cortas del autor, pero si se produce el milagro de que lleguen más no estaría nada mal que la elegida fuera esta. Son 17 volúmenes publicados de 2005 a 2010, con una versión animada de 50 episodios de 2009 a 2010. Para los que se atrevan con el japonés, las dos son excelentes opciones.

 

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »