Conceptos manga: sukeban

El concepto manga de hoy no es algo propiamente del cómic japonés, sino de la cultura de aquel país, pero podemos considerarlo concepto manga en tanto que aparece a menudo en obras de ficción y tiene ejemplos bastante conocidos por nosotros: sukeban (nada que ver con “sukebe” (pervertido)) es la palabra que sirve para identificar a aquellas chicas que lideran las pandillas de gamberras en Japón.

Siempre se dice, y es cierto, que Japón es un país muy seguro, donde la tasa de robos, atracos y este tipo de delitos menores es bastante baja, pero también existen las pandillas y en general gente que huye de las normas y del comportamiento típicamente respetuoso de los japoneses. Especialmente en los institutos. En el manga y en el anime hemos vistos pandillas muchas veces, y aunque lo habitual es que estén formadas por chicos, también las hay de chicas. Cuando esto ocurre, su líder se conoce como “sukeban”, una palabra que de hecho se originó dentro del mundo del hampa pero que a partir de los años 70 del siglo XX se extendió entre la población, aunque a veces se considera sukeban a todo miembro de estas pandillas femeninas.

Precisamente en aquella época  este tipo de personaje, caracterizado por llevar peinados llamativos, modificarse de alguna forma el uniforme escolar y tener una actitud rebelde, además de (de forma opcional) hacer cosas como fumar, robar en tiendas, meterse en peleas y hasta prostituirse, empezó a verse en el manga en obras como Sukeban deka (1976-1982), de Shinji Wada (un hombre, por cierto), que pertenece al shôjo.

Antes de esa obra hubo otra, curiosamente creada por otro hombre, el gran Go Nagai (creador de Mazinger Z), llamada Oira Sukeban (1974-1976) y protagonizada por un chico que se disfraza de chica para poder asistir a un instituto femenino, donde se convierte en sukeban. ¿Y sabéis quién debutó como profesional con una obra llamada Sukeban arashi (1974-1974)? Otro señor legendario: Masami Kurumada.

También las hemos visto en obras más modernas, y no necesariamente liderando una pandilla, aunque también (por ejemplo tenemos a Ryûko, la líder del Ejército Escarlata en Shin-chan), sino simplemente saltándose las normas, llevando el pelo teñido, fumando, etc. Tenemos como ejemplos más suaves a Madoka de Kimagure Orange Road, a Ayako Sawamura de Slow Step o a la misma Makoto de Sailor Moon, aunque en este último caso es más por reputación que otra cosa (y por el pelo teñido castaño).

Lo mejor de estos personajes es que muchas veces se ponen esa coraza de sukeban pero en el fondo son buenas personas, o en su defecto pueden acabar transformándose, suavizándose, y es que el mal humor y los malos modales que demuestran sólo los hacen más atractivos.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »