Conceptos: los OVA

Los OVA, que responden a las siglas Original Video Animation, a veces también conocidos como Original Animation Video (OAV), son como ya sabéis producciones de varios capítulos (aunque al principio eran de muy pocos o incluso uno) que tradicionalmente se producían con vistas a la venta directa, sin pasar por las cadenas de televisión. Muchas veces cuesta distinguirlos de lo que propiamente llamaríamos “películas”, porque si bien a veces tienen la duración aproximada de un capítulo normal de anime, otras veces su metraje es bastante más largo, y además se caracterizan por unos estándares de producción más elevados de lo habitual, ya que no se trabaja con las prisas que requiere una serie semanal. Pero… ¿cuándo y cómo surgió este tipo de producto?

En los años ochenta del siglo XX, en un contexto en el que el anime tenía una popularidad cada vez más grande y Japón atravesaba su mejor momento económico desde la II Guerra Mundial, el mercado estaba preparado para crear anime de calidad y para que la gente lo comprara y lo coleccionara. Así, en 1983 nació el que se considera el primer OVA de la historia, de nombre Dallos y dirigido por Mamoru Oshii, hoy consagradísimo pero que en aquella época empezaba como director de anime.

Como la libertad creativa es mucho mayor en los OVA (que por cierto han ido cambiando de formato a lo largo de los años, del VHS al Blu-ray actual, pasando por el Laserdisc y el DVD) que en las series de televisión, es un formato muy popular porque permite a los directores narrar las historias al ritmo que quieren, sin limitaciones de tiempo, y en tantos capítulos como les apetezca, aparte de que tienen un aspecto y una animación mucho mejores, consecuencia de un mayor presupuesto.

Más de una serie ha empezado su andadura en formato OVA y luego ha pasado a serie de televisión, lo cual en sí es un éxito, pero por otro lado choca ver la bajada de calidad técnica, como se pudo ver por ejemplo en ¡Estás arrestado! o Tenchi Muyo, por poner sólo dos casos. Otras series ven aparecer capítulos en formato OVA cuando la serie “normal” está más que consolidada, como ocurre con Ranma 1/2, sin ir más lejos, o sirven para acabar de adaptar la parte del manga que no tuvo versión televisiva o que se hizo con prisas.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »