Algo está cambiando en Glénat… para bien

Hemos sufrido por la editorial Glénat durante los últimos años porque realmente estaba pendiente de un hilo en términos económicos. Se vio forzada a hacer lo que no había hecho casi nunca, cortar series, y fue duramente criticada por ello a pesar de que editoriales más grandes lo habían estado haciendo durante años sin recibir tantas críticas. La imprenta donde sus tomos se materializaban cerró y tuvo que pasar a editar sus mangas en papel de peor calidad, aunque manteniendo el precio, por imposiciones de la casa madre en Francia, y además desde hace un tiempo ha estado recatalogando series a precio de risa, para deshacerse de stock. Todo apuntaba a lo peor, sin embargo… se vislumbra un renacer.

En primer lugar, hemos visto que la editorial recupera el papel blanco y grueso de siempre, y ha confirmado que deja el amarillento y fino que, al fin y al cabo, es el que utilizan los japoneses para sus tankôbon, pero lo más importante es que hace unos momentos se ha sabido que Glénat deja de depender de la casa francesa de la que toma el nombre y se independiza, pasando a ser sus dueños Joan Navarro y Félix Sabaté, que hasta ahora eran su director editorial y su editor.

Acompañando a este cambio se va a ver, seguramente, un cambio de nombre de la editorial, aunque no por el momento. Y lo que más nos interesa a los lectores, se ha anunciado que la editorial seguirá sacando obras de Osamu Tezuka, Hiroshi Hirata y que se seguirá apoyando también en grandes títulos como los que ya publica y se puede interpretar que alguna reedición insinuada desde hacía largo tiempo, como Ranma 1/2. ¿Llegará por fin la edición definitiva? ¿Se publicará en catalán? Pronto lo sabremos (se dice que habrá sorpresas importantes en su presentación de novedades en el Salón) y, por supuesto, os informaremos.

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »