Akira Toriyama más allá de Dragon Ball

Hoy vamos a hablar de Akira Toriyama, pero no de Dragon Ball. Para hablar de Goku y compañía ya tenemos los viernes, días en los que siempre repasamos algún aspecto de la obra maestra del también creador de Dr. Slump. Y es que aparte del manga que lo hizo famoso internacionalmente, y a pesar de que él mismo reconoce que es bastante vago, su carrera incluye muchas otras obras, generalmente bastante cortas, pero que merecen ser mencionadas y repasadas aquí.

Toriyama, nacido en 1955, debutó como mangaka profesional en 1979 con la historia corta Wonder Island, que tenía elementos que luego aprovecharía para Dr. Slump, obra que iniciaría en 1980 y que obtendría el prestigioso premio Shôgakukan al mejor shônen en 1982. Las aventuras de Sembei y Arale durarían, en forma de manga, hasta 1984, año del nacimiento de Dragon Ball, un éxito instantáneo del que, como hemos dicho, no hablaremos en profundidad hoy.

Durante la publicación de sus dos grandes trabajos encontró tiempo para dibujar una respetable cantidad de historias cortas, la mayoría de las cuales recopiladas en la colección Teatro Manga, renombrada como Mankan Zenseki en su última edición, que como dijimos el otro día veremos en nuestro país en las próximas semanas. Aunque todas son muy interesantes, hay algunas que son especialmente destacables por varios motivos: tenemos por ejemplo Dragon Boy, una especie de episodio piloto de Dragon Ball que saldría en 1983; Cashman, que acabaría generando suficiente material para que en 1998 apareciera un tomo unitario con esta historia; o Go! Go! Ackman, la más larga de sus historias cortas, que ocuparía 11 capítulos entre 1993 y 1994 y que tendría incluso adaptación en un corto de anime de 15 minutos, tres videojuegos para Super Nintendo y uno para Gameboy.

Después de Dragon Ball crearía varias historias de un solo volumen: Cowa! (1998), Kajika (1998), Sandland (2000) y Nekomajin (2005), todas ellas publicadas por Planeta DeAgostini en castellano, pero sin el sabor de las mejores obras del autor, aunque como ya comentamos aquí, quizá Sandland se podría considerar como la mejor de todas ellas. Posteriormente realizaría más historias cortas, de una sola entrega y bastante experimentales o especiales, que es difícil que lleguemos a ver aquí: Cross Epoch, con Eiichiro Oda (2006), Dr. Mashirito Abale-chan (2007), Sachie-chan Gû! (2008, dibujada por Masakazu Katsura), Jiya (en este caso tres episodios, entre 2009 y 2010, de nuevo dibujados por Katsura), o Kintoki (2010), lo más reciente del maestro en cuanto a manga se refiere.

Para acabar mencionaremos otra de sus facetas, bastante conocida, que es la de diseñador de personajes en la legendaria saga de juegos RPG Dragon Quest, pero también en Chrono Trigger y Blue Dragon, igualmente RPG, además de los juegos de lucha Tobal No.1 y Tobal 2. Su última aportación al mundo de los videojuegos, aparte de los Dragon Quest que siguen apareciendo, son los diseños de Dragon Ball Online.

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »