¿Cómo trabajan las CLAMP?

No hace falta que diga quiénes son las CLAMP, ¿verdad? Bueno, por si acaso mencionaré que son las autoras de obras popularísimas como RG Veda, Tokyo Babylon, X, Card Captor Sakura, xxxHolic, Tsubasa Reservoir Chronicle, Magic Knight Rayearth, Chobits o Angelic Layer, entre muchas otras. Se las conoce como “reinas del shôjo”, aunque no todas sus obras pertenecen a ese segmento del manga, de hecho han tocado casi todos los géneros, y también se sabe que son cuatro las mujeres que forman el grupo (y que antiguamente, cuando eran autoras de dôjinshi, eran hasta 11). ¿Cómo funciona un grupo así?

Nanase Ôkawa es su líder, pero no es como si fueran una autora y sus ayudantes, pues todas tienen poder de decisión. Ôkawa es su portavoz, hace los storyboards y da las líneas generales de la historia (que luego discuten entre todas), además de decidir los colores que se usarán. Por su lado, Mokona (antes conocida como Mokona Apapa, aunque en realidad ninguno de los nombres de las CLAMP es real) es la dibujante principal, mientras que Satsuki Igarashi y Tsubaki Nekoi se encargan de los fondos.

En cuanto a los personajes, la líder los dibuja y el resto les da una personalidad acorde con el argumento y crea fichas de cada uno de ellos para asegurar la coherencia. El estilo visual de la historia dependerá del tono de la misma, y Ôkawa es quien lo decide.

A menudo se intercambian sus papeles, pero el estilo de dibujo no difiere demasiado porque intentan mantenerse fieles al que establece Ôkawa. Como llevan varios proyectos a la vez, alguien tiene que decidir el tiempo que se le dedica a cada uno, y esa persona es Satsuki Igarashi.

Aun así, por desgracia para nosotros hay varias obras que no se consideran finalizadas, sino en un largo parón, como Clover, Lawful Drug y, el caso más escandaloso por la cantidad de años que lleva y por la importancia de la obra, X. Curiosamente, ninguna de las cuatro componentes del grupo tiene experiencia como ayudante de otros mangakas establecidos, así que todo lo que saben lo han aprendido de forma autodidacta. Y hay que decir que más de 100 millones de volúmenes vendidos de sus distintas obras nos dicen que no sólo gusta su dibujo (muy evolucionado con el tiempo, dicho sea de paso), sino que su sistema de trabajo funciona casi a la perfección.

 

 

Esto también te interesará:

Posts Relacionados

Déjanos tu comentario »